Cancer de Cuello de Útero - Virus del Papiloma Humano


ASOCIACIÓN CONTRA EL CÁNCER DE CUELLO DE ÚTERO DE ESPAÑA

El cribado actual para detectar el cáncer de cérvix, tiene sus días contados.

17/06/2009

La técnica del Papanicolau que llevan a cabo los ginecólogos, no es suficiente y debe ser sustituída por otro tipo en el que junto a ésta, se lleve a cabo la determinación del virus del papiloma humano. En términos de coste-efectividad, ésta fórmula es mucho más favorable y se podría racionalizar la prevención con un coste muy adecuado. Así se ha manifestado la Dra.Silvia Sanjosé del Instituto Catalán de Oncología, en el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, en Barcelona.

Los resultados positivos  obtenidos hasta la fecha  se deben a distintos motivos, entre los que destaca la interacción con Atención Primaria, realizándose el cribado de forma adecuada en la práctica clínica diaria, según las recomendaciones. Este es el Protocolo de trabajo que se acaba de instaurar en  Cataluña con resultados muy esperanzadores. La Doctora Sanjosé recuerda que la infección por el papilomavirus habitualmente hoy en día puede resolverse, pero existe un grupo de mujeres en los que persiste la infección, que utiliza el mecanismo celular para sobrevivir y acaba desarrollando un cáncer. "Y el cuello del útero es una de las zonas más sensibles, aunque puede presentarse en otros lugares menos frecuentemente, como en la vagina o en el pene", indicó.

Hasta ahora no había forma de conocer si la persona había contraído o no la infección por el virus del VPH. Sólo se podía detectar cuando la enfermedad ya había iniciado su curso. El Protocolo puesto en marcha se basa en la capacidad de combinar por un lado las técnicas existentes hoy en día de detección del VPH con la técnica actual del Papanicolau.

A la hora de elaborar el Protocolo tuvieron que tenerse en cuenta diferentes aspectos, como el hecho de que el cribado citológico cubría entre un 60-70% de casos, con menor cobertura en mujeres mayores de 50 años y el hecho de que el 80% de los cánceres de cuello de útero se observaran en mujeres sin citología previa. Debe señalarse además que el número de citologías anuales duplica el número de citologías necesarias para cubrir el 100% de la población, aunque es una medida, en opinión de la doctora de Sanjosé, "ineficaz", lo que convierte a la determinación del virus del papiloma humano de alto riesgo con técnicas validadas "como una herramienta superior a la citología en el cribado poblacional".

En la evaluación preliminar se eligieron doce laboratorios clínicos que cubrían todas las regiones de Cataluña, excepto el Valle de Arán. En total, en 2007 y 2008 se realizaron 38.121 pruebas de captura de híbridos, único test aprobado como predictor de enfermedad y que permite detectar 14 virus de alto riesgo. Los resultados mostraron que, en cribado inadecuado, se encontraban un 55% de las pacientes (17.117), mientras que un 28% (8.714) se encontraban en ASC-US (sospecha) Otro 17% (5.291) mostraron otras indicaciones.

La Dra Sanjosé, recalcó que se evaluaron y siguieron a 1.272 mujeres que habían sido cribadas inadecuadamente. "En mujeres con lesiones CIN2+, la tasa de detección fue del 6,3%”. “Pero si se hubiera utilizado únicamente la citología, el porcentaje sería del 2,4%, unas cifras que coinciden con las de un grupo alemán de seguimiento similar al del ICO (el Wolsburg Cervical Cancer Preventive Project).

Aunque sean cifras preliminares, está claro que además de la intervención de los Médicos de Familia en el control del VPH y por ende del Cáncer de Cuello de Útero, la prueba diagnóstica basada en estudios de ADN se vislumbra como la gran posibilidad en el siglo XXI de que se lleven a cabo cribados preventivos sin necesidad de que la infección por VPH se instale ya en el cérvix de la mujer contagiada.


Copyright ACCUDES-2.008 Todos los derechos reservados
Aviso Legal | Política de privacidad | Condiciones de uso | Contactar |