Cancer de Cuello de Útero - Virus del Papiloma Humano


ASOCIACIÓN CONTRA EL CÁNCER DE CUELLO DE ÚTERO DE ESPAÑA

Prof. Ian Frazer, autor de la vacuna contra el VPH: en Melbourne hubo casos similares, sin patología demostrada debida a la vacuna, y que al final se describieron como “Síndromes de Conversión Histérica”.

19 Marzo 2009

Seguimos sin tener información, ni del antes, ni del durante ni del después, por lo que sólo queda estudiar la bibliografía existente acerca de los problemas que hayan podido ocurrir con la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano.

Demostrado ya que no estamos ante ningún cuadro de reacción secundaria a la vacuna (de lo contrario ya habría sido debidamente contrastado y obligada su publicación en los prospectos que todo medicamento lleva), y que se demuestra por el hecho de que la vacuna se siga dispensando con total normalidad, en España y en todo el mundo, no queda más que comparar la información que se conoce a traves de la prensa, y los pocos datos que se han filtrado desde el Hospital Clinic, con lo que haya podido ocurrir en otros países.

Y ACCUDES pidió ayuda a los autores de la vacuna contra el Virus del papiloma Humano, cuando los padres de las niñas, solicitarion ayuda internacional, que se sabe son cuatro grupos de científicos, tres en Estados Unidos y uno en Australia. Las respuestas no se hicieron esperar, todas ellas coincidentes, enviando documentación científica basada en la evidencia y que sí está recogida en las bases de información médicas. O sea a disposición de todo el mundo.

CJ Clement.   (Clements CJ. Mass psychogenic illness after vaccination. Drug Saf 2003;26: 599-604. Clements CJ. Gardasil and mass psychogenic illness. Aust N Z J Public Health 2007; 31: 387. (Received 10 Feb 2008, accepted 20 May 2008) es un experto del Departamento de Vacunas de la Organización Mundial de la Salud, con sede en Ginebra. Una autoridad mundial en el seguimiento de la puesta en marcha de los programas de vacunación masivos y sus efectos, desde el punto de vista psicológico.

Este científico ya analizó en su dia, todos los aspectos ligados a la vacuna quadrivalente Gardasil, concluyendo de forma definitiva que en “ausencia de patología que pudiera ligarse a la vacuna en sí, los síntomas que se aprecian, como mareos, temblores, febrícula, cansancio, palpitaciones, afasia, debilidad y síncopes,” son debidos a enfermedad conocida como “Psicogenia de masas”. Una sintomatología perfectamente estudiada y desde hace tiempo, que aparece cuando se establecen campañas vacunales y que deberían tenerse muy en cuenta ANTES de la iniciación de las mismas, advirtiendo a las familias, profesionales e incluso a los medios, de que estas circunstancias, en todo caso adversas por el hecho de vacunar, pero nunca como efectos de la vacuna en sí, pueden suceder y suceden

Es decir que este fenomeno de “ Enfermedad Psicogénica Masiva, Mass Psycogenic Illness, se define como “una constelación de síndromes (mareos, convulsiones, temblores, síncopes, etc) que sugieren una enfermedad orgánica pero sin que se identifique la causa  en un grupo de gente con SERIAS CREENCIAS acerca de que la causa está en la vacuna”. Creen que los síntomas que aparecen son debidos a la vacuna, cuando no lo son.

Para ser más explícitos y como dice bien Clements, sobre todo cuando intervienen los Medios de Comunicación, aparecen éstos síndromes que no tienen relación alguna con la vacunación en sí, sino que corresponden a la esfera psicológica del/los individuos vacunados y de toda la cohorte que rodea estas campañas.

Sí, insiste Clements, en que esto se debe avisar antes de iniciar las campañas de vacunación, algo que vemos no se ha hecho en España, a pesar de que son recomendaciones explícitas de la Organización Mundial de la Salud.

En Ciencia, en Medicina, hay que probar las cosas. Se basan en la evidencia y ésta dice machaconamente: sesenta millones de vacunaciones en tres años, cien países administrando la vacuna y las autoridades sanitarias tanto europeas, como australianas  o norteamericanas, siguen sin encontrar efectos secundarios producidos por la aplicación de la vacuna. Algo que no ocurrió ni ocurre con otras vacunas al uso, como la meningitis, la viruela, etc.

Adjuntamos el documento original y definitivo para que pueda contrastarse.

The Medical Journal of Australia ISSN: 0025-
729X 1 September 2008 189 5 261-262
©The Medical Journal of Australia 2008
www.mja.com.au

Documento Clements

Copyright ACCUDES-2.008 Todos los derechos reservados
Aviso Legal | Política de privacidad | Condiciones de uso | Contactar |